domingo, 16 de julio de 2017

Fragmentos escogidos de "La provincia del hombre", de Elias Canetti (I)

 1942

 El origen de la libertad está, sin, embargo, en la respiración. 

***

 No hay imagen más siniestra que la de la tierra abandonada, la tierra abandonada por los hombres.

***

 Duermen demasiado y dejan al hombre sólo en la balsa de sus hermanos moribundos. 

***

Él me robó la oreja izquierda. Yo le quité el ojo derecho. Él me escondió catorce dientes. Yo le cosí los labios. Él me coció el culo. Yo le cogí el corazón y se lo puse boca abajo. Él se comió mi hígado. Yo me bebí su sangre. Guerra. 

***

 Si tuvierais que batiros desnudos os resultaría más difícil la carnicería.

***

 Los animales no sospechan que nosotros les damos nombres. O lo sospechan, y entonces es por esto por lo que nos temen. 

***

 Lo que es un tigre lo sé realmente desde que he leído el poema de Blake.  


1943

 Un tropel de mujeres en cinta, en muy avanzado estado; a su encuentro, en dirección contraria, vienen camiones, tanques, camiones, tanques llenos de soldados armados y equipados con toda exactitud. Los coches han pasado; las mujeres, en mitad de la carretera, empiezan a cantar.

***
 Desde hace tiempo, no mucho, los historiadores tienen puestas sus miras sobre todo en el papel. De abejas que eran se han convertido en termitas y sólo digieren celulosa.

***

Un pueblo no ha desaparecido del todo hasta que incluso sus enemigos no lleven un nombre distinto. 

***
 ¿Y cuál es el pecado original de los animales? ¿Por qué los animales padecen la muerte?

***

 No hay que dejarse atemorizar por los melancólicos. Su enfermedad es una especie de preocupación heredada por la digestión. Se quejan como si hubieran sido devorados y estuvieran en el estómago de otro. Jonás sería más bien Jeremías. Por esto, en realidad, cuando hablan, lo que sale de su boca es lo que ellos tienen en el estómago; la voz de la presa asesinada alevosamente pinta la muerte con colores seductores. «Ven conmigo», dice, «donde yo estoy está la corrupción. ¿No ves cómo amo la corrupción?». Pero hasta la corrupción muere y el melancólico, curado de repente, sale de caza sin dificultad alguna y de un modo inesperado. 

1945

 Una auténtica revolución china consistiría en la supresión de los puntos cardinales.

***

(Agosto 1945)

 Su cabeza, hecha de estrellas; Pero todavía no están ordenadas en constelaciones.  

***

 Todo el mundo tendría que llegar a su ascesis fundamental: la mía sería la del silencio. 


1947

 Los gritos habrán pasado; pero estoy oyendo todavía el silencio de los ahorcados.

***

 ¿Cómo es posible que nos llevemos a la boca cosas trituradas, que sigamos un buen rato triturándolas y que luego, de la boca salgan palabras? ¿No sería mejor que tuviéramos una y que la boca estuviera sólo para las palabras? ¿O es que en este íntimo entrelazamiento de los sonidos los labios, los dientes, la lengua, la garganta – justo los órganos de la boca que sirven para el negocio de la alimentación -, que en este entrelazamiento se expresa el hecho de que lenguaje y comida se implican mutuamente, y que siempre va a ser así, que no podemos ser nunca más noble ni mejor de lo que somos?, ¿qué, en el fondo, bajo todos los disfraces imaginables, en realidad lo que estamos diciendo son siempre las mismas cosas horribles y sanguinarias, y que en nosotros el asco sólo se presenta cuando en la comida hay algo que no está bueno? 

***

 Cada una de tus palabras, junto a ella, se transforma en una nube de mosquitos; y te maravillas de que vuelvan a ti en forma de picaduras. 

***
pero ¿qué sabes tú en realidad de los tormentos de la asfixia? 

viernes, 23 de junio de 2017

En el bosque rojo

las niñas ríen

las niñas arrancan la piel de las liebres y tocan el sexo de las luciérnagas.

domingo, 11 de junio de 2017

Enjambre




Laura Makabresku



Querías que el poema fuera un conjunto de signos para entender a las aves que decidían morir solas.

domingo, 21 de mayo de 2017

Una noche de mayo

Lumi Tuomi

Hermana, siento cómo las rodillas se abren al frío, cómo la boca se abre más para recibir la caída.

domingo, 23 de abril de 2017

martes, 18 de abril de 2017

lunes, 13 de marzo de 2017

jueves, 9 de marzo de 2017

"Madre, yo solo quise matar"

"- Madre, yo solo quise matar, pero mira lo que rompí solamente: ¡rompí un envoltorio! Matar también está  prohibido porque se rompe el envoltorio duro y solo queda la vida pastosa. Dentro del envoltorio está saliendo un corazón grueso y blanco  y vivo como pus, madre, bendita seas entre las cucarachas, ahora y en la hora de esta tu muerte mía, joya y cucaracha" 

La pasión según G.H, de Clarice Lispector (Siruela, 2013).

martes, 7 de marzo de 2017

La llegada

Nádia Maria

Te vi, hermana cuando mamá te ayudaba a nacer del sueño de dos pájaros cosidos por el mismo costado.

 

domingo, 5 de marzo de 2017

Cuerpo-partida

"Del todo asombrado, Kazik descubrió que estaba condenado de por vida a arrastrar un poco la pierna izquierda, que uno de sus ojos distinguía a duras penas las formas y los colores, que a medida que envejecía, se multiplicaba sobre el dorso de la mano, malignas manchas marrones, y que se le caían el pelo y los dientes. Observaba estos cambios como si leyese la historia de un extranjero, si bien la aflicción y el dolor se asomaban en él y lo torturaban: la aflicción del deterioro, el dolor de la separación. Varices azules habían rápidamente cubierto su pantorrilla izquierda -se inclinaba y las miraba como se mira el mapa de una región desconocida. Sus ojos lagrimeaban tan pronto como se acercaba al heno recién cortado, las cerezas le daban diarrea, atravesar el césped del zoo, picores, y su párpado guiñaba solo en los momentos de gran emoción; no eran más que bagatelas, pero le envenenaban poco a poco la vida (...)"

De David Grossnam, cita que aparece en Corpus, de Jean-Luc Nancy (2003)

sábado, 4 de marzo de 2017

La fractura

Nádia Maria

Sin embargo, hermana, escribiste el deseo y la clavícula arañada, escribiste la sal con aderezo y cura.


domingo, 1 de enero de 2017

Corte

Papá se cortaba las manos para abrazar a mamá. Mamá se pintaba el vientre con sal para recibir a papá. Papá y mamá se cosieron los cuellos para derramar la caída. Papá lee luciérnaga. Mamá lee incendio. Mamá sostiene los excrementos de los árboles quemados. Papá quiere escribir pero lo que quiere escribir es llaga es costura es cáncer de verbo. Mamá ve cómo se arranca papá los ojos. Papá ve cómo mamá lija sus párpados a medianoche. Papá y mamá rezan en el cuarto de baño. Papá y mamá se masturban delante de un espejo. Papá tiene el estómago vacío. Mamá le calienta con su orina. Papá se cura de la tos amarilla. Mamá come cerdo. Papá come el corazón del cerdo. Mamá y papá escriben. Mamá y papá sueñan con la caída de muchos pájaros. Papá y mamá duermen con las entrañas haciendo un círculo. Papá y mamá ven las polillas acercándose a la luz. Papá y mamá se queman y son nietos del aire. Mientras la sangre corta las azucenas de la casa.