martes, 25 de octubre de 2016

"Vuelo interrumpido"

"Cuando me abran el vientre en una mesa de operaciones, en busca del hígado, o de la vesícula, o del estómago, encontrarán en lugar de vísceras un silencio de quintas desiertas y el ladrar lejano de los perros, la inquietud de los perros llamando, sobresaltados, a la madrugada. La luz del Algarve, la luz de Messines, se pegaba a los pulgares como un polvo de mariposas, si toco una casa o una calle, o un río, la marca de mi mano queda impresa en las cosas como en el barro húmedo de la escuela, hueco de la palma, falanges, uñas, puedo robarle un pedazo a esta tarde, llevarlo en un bolsillo hasta Lisboa, sacarlo del bolsillo y quedarme mirando durante mucho tiempo los campos desdeñados por las olas, los perros cabizbajos que trotan entre las viñas al paso oblicuo de los zorros, la tímida penumbra de los porches, la tierra que el mar desprecia como un hueso inútil, un hueso hueco como los de las aves, asesinadas en un vuelo interrumpido".

Conocimiento del infierno, de António Lobo Antunes, (2007).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada