miércoles, 27 de julio de 2016

Mutación

Pronuncio más la ceniza que tu nombre
a saber si los árboles crecen como cuchillos
a saber si un espejo delata quién me ha escupido con las manos vacías
ahí estaba yo mordiendo las rodillas como si fueran piedras
como si hubiera creído que un claro de luna
habría despellejado el cadáver de una niña
en un nido que se estaba construyendo
para detener el silencio de los tulipanes
mi boca está abierta está distinguiendo
el dolor del tallo quemado
he olvidado cómo limpiar mi vientre con acero
cómo desconchar tus ojeras en un crucifijo de agua salada
he olvidado cómo echar la harina sobre el órgano que está más limpio
déjame me he insistido en volver  pero lo único que he hecho
es abandonar mis huesos cuajados de yodo y musgo
me he reído cuando la ruina
había sido traducido en el idioma de los peces
porque no es verdad
como tampoco es verdad el escupitajo
la sinceridad de una calle sucia de botellas y camas de humo
te podría haber perdido y la niña habria reconocido su rostro y el tiempo en una soga
de ostras y medusas
habría reconocido que escribir era una traducción de un arte
con el que se podía masticar bien lo invisible de cada uno
habría estado ciega pero aun así feliz
con mi mano creciendo en mi vientre.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada