lunes, 30 de mayo de 2016

Morada verde



 Francesca Woodman


Reconocer que mi ojo es una araña entre mi pecho y mi diafragma.
La virtud de que la infancia es una piedra que no tiembla.
La virtud de mutilar el poema después de quemar mis huesos en tu casa.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario