jueves, 12 de noviembre de 2015

En proceso

La libélula que duerme en tu páncreas sabe tu nombre.

Olga Novo


Tenía ojeras y un montón de signos lingüísticos para componer una historia.  
Tenía una bufanda de ácido que ahora no me sirve para ahorcarme.
Soy fruto de una exageración que se puede masticar pero duele.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada