martes, 3 de marzo de 2015

Lo trágicamente bello.

Nuestras madres han puesto nuestros corazones en una batidora.
Van a batir el surrealismo que es bícefalo   
                                                                        bípedo 
                                                                                     intravenoso.

Las montañas se suicidarán.
Los árboles violarán las cenizas que olvidaron mis ojos árticos.
Estaremos mórbidos de 140 carácteres 
los signos se comerán nuestros estómagos 
el gusano se comerá al amante que no sepa que la muerte no existe
el mar rugirá crías de la historia literaria de nuestro amor.
Escribiremos  el no sacrificio fonológico de las guturales.

Nuestras madres han olvidado aliñar 
nuestros muslos metalingüísticos 
                                                         románticos 
                                                                        sin existencias.

Dudaremos de la humanidad como los grandes dudaron del lenguaje, de lo indecible.
Dudaremos del beso de la libélula.
Dudaremos de la fruta sana.
Dudaremos de la proteína malgastada.

No es real el porno como no es real lo que hemos escrito.
Rajaremos los ojos más bonitos que quisimos una vez besar.
Rajaremos el rito ventrilocual de la palabra.
El vómito será azul eléctrico efervescente 
la lejía nos lavará
y el estigma será llevado a un museo de arte contemporáneo.

Tus testículos ya no hablarán de azar.
Mis venas estarán ausentes de devoción.
Sangraremos la Trinidad invisible e inalámbrica de nuestros latidos
                                                                                                                     contagiosos
                                                                                                                                         de irrealidad.
Contagiaremos la lengua de pastillas indoloras de política erótica.
Dejaremos de mamar la sangre de la luna.
Los insectos significarán algo más que el asco.
Lo asqueroso será lo bello.
El excremento será lo que podamos pronunciar
                                                                          en los ojos 
                                                                                    de la seudodemocracia.

Nuestros niños  verán que la amistad es ficticia.
Nuestros niños verán  que el hambre es ficticia.
Nuestros niños verán que la justicia es ficticia.

Facebook será un ser humano o un gigante nórdico
y devoraremos y nos alimentaremos de sus pétalos 
de su carne que no es carne sino agua
de sus intestinos que nos estrangularán. Y nos alimentaremos de su esperma
                                                    de sus afluentes
                                                                         y de sus galaxias

dilatadas de -ismos no históricos.

Cuestionaremos el hiperrealismo de nuestros órganos.
¿Amaremos el hipocondrialismo?
¿Nos amaremos en el futuro?
¿Destruccionismo?
¿Neologismos?
¿Lo increíblemente asqueroso?
¿Lo irreal decible?
¿Lo irreal pornográfico?
¿Lo neodemocrático?
¿Lo realmente capitalista?
¿Lo perversamente revelador?
¿Lo verdaderamente efímero?
Ya hemos cuestionado la muerte, la eternidad,  la transcendencia.
Ya nos hemos cuestionado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario