jueves, 19 de marzo de 2015

Himno de un espejo

Te quitas centímetros de piel cartílago lengua nova
tu cara parece un mosaico un jardín de ríos de leche y miel
tu pezón está llorando la sombra de un gato peleándose 
con su estrella lamida por una plaga de langostas
y el sol de luto en mis dientes.
Te clavo en tus mejillas de ausencia
el discurso alt- porn impr-porn
el signo cae de mi espina dorsal
mis manos están duras porque el carnicero
me hizo con espuma de golondrinas y unidades mínimas
de un significado grano de mármol  el ruido de la caída
repitiéndose en mis pies de agua sinceros de la fiebre
castigados por bombas y vacunas infantiles
con las que me sodomizaste de pequeña
 la niña crece en un mes incinerado de drogas
y el naranjo se quema como un bicho en la punta de mi estómago
naranja color de la venda
hablas de amor y yo hablo de aspirinas
el perro te lame la felicidad
la cama de santos apócrifos el edificio de invierno
mi dedo chupado 
tiritas en las que la palabra 
revolución se escribe con mayúsculas
se escribe con personificaciones 
hipérboles marchitas 
en las que la duda se ahoga en un espejo de agua.
Espejito, calienta la anatomía, la macroestructura y la microestructura del discurso pornográfico,
háblame en cuchillo y agua hirviendo
la sangre escuece la niña quiere construir un castillo de escamas
de bolsas de té y granos de granada
quiere lamer el culo del odio la sintaxis perfecta del odio
háblame en fonemas para hacer un himno 
un himno sano de luciérnagas 
sano de alquitrán
himno como himno 
como el amor que calienta la orina de mi pecho
apostillado en vértebras y  calles vacías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario