viernes, 30 de mayo de 2014

Insolación de cal

En el aljibe guardaba el muerto
                                              su jardín perfumado
la araña desnudaba el agua en claveles de cal.
                                               
La telaraña se volvía de cobre
y el crespúsculo
                                sangre de un gorrión.
Bajaba dios madre para pintar los labios de su hijo
                                   
herido con el cuchillo de oro
                  con la sangre de un pulga gris.
Cortaron la luna
                              como una cebolla limpia.
La desnudaron con las pestañas
                                                         de una sed roja.

El color morado de mi costra
                                 era quemado por la blanca pared.
El perro aullaba
                   mi pecho comido por moscas negras.

En el aljibe encontraron el cadáver con gusanos blancos,
las plumas de un eclipse en su coxis.
El sollozo de un bebé que tomaba
                                   la sangre del pecho de la Virgen.

La luz que bebía el caballo se queda estéril en mi lengua
llena de ortigas             amapolas                    sangre verde.

En el aljibe encontraron el cadáver oliendo a azahar.
Y el cántaro vacío en mis piernas mudadas de otoños
                               que galoparon por mis senos de niña.

Me desnudaron en la sal que deshidrata el fruto
              en el viento que siembra mariposas negras.

Y la noche me vistió de espejos que ardieron una vez
en los dientes de un hombre que no supo ser un niño
                                          bajo la lluvia de un sol de cal.


 

Poema inspirado en el cadáver del aljibe que aparece en Puñal de Claveles de Carmen de Burgos:
 
Esto obedecía a un suceso macabro, del que se conservaba memoria por la cruz puesta sobre la puerta del aljibe. Las aguas habían ocultado un cadáver, no caído casualmente, sino asesinado, porque una gran piedra lo había sujetado al fondo.  Durante muchos años se había bebido aquel agua, hasta que al fin, en una limpia, fue encontrado el esqueleto.
 
 
 

 










1 comentario:

  1. Si no has leído ningún poema de Herta Müller te lo recomiendo, compartís imaginario :)

    ResponderEliminar