lunes, 14 de abril de 2014

Somos jóvenes para decir la palabra amante

Que te amo y esta clase de amor no tiene nombre
Maite Dono
 


Somos jóvenes para decir la palabra amante
somos jóvenes para ver a nuestras madres
comer poesía y perros de luz o nieve.
Somos amantes y te he pedido
una inyección en el culo,
pero hemos llorado de sobra,
hemos llorado sobras de un vagabundo,
muerto a la mañana siguiente.
Bello es el incesto dice Panero.
Somos hermanos en la muerte,
en mis piernas,
en el bosque rasurado de ácido.
Nos mentimos,
hinchamos de aire o de poesía
las moscas que besaron nuestras vértebras
roídas de tanto caer en un suelo infectado
de sedantes para mis rodillas.
Déjame que te inyecte sangre
de mis rodillas castigadas
por un dios impotente.
Arrodíllate y saca de este vientre,
cerdos con olor a vinagre,
gatos limpios de orina,
y seré una ninfa de cemento.
Saca de mi pecho
mariposas de lejía,
poetas comiéndose sus órganos,
y agujas de coser.
Sí, necesitamos agujas para que el amor
sea un perro que nos lama con saliva azul
y  sintamos el orgasmo de nuestras madres.
Somos jóvenes para mirarnos en un espejo
y decir:
Somos...

 amantes apócrifos,
amantes gatunos,
amantes hipocondríacos,
amantes crecientes,
amantes con sarampión,
amantes necrófilos,
amantes suicidas,
amantes sadomasoquistas,
amantes de nuestros estómagos,
amantes de cal,
amantes con hemofilia,
amantes huérfanos
amantes piscis,
amantes de agua
o perros de luz.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario