domingo, 20 de abril de 2014

Una trágica orgía de abejas

He visto como una orgía de abejas
entraba en tu boca
y las sombras dejaban estar erectas.
Mi corazón perdió su elasticidad.
La lluvia de oro
que dejaste en mi estómago
es ácido en una herida
que nunca vi.
Ahora eres una constelación
híbrida, congelada, cuyo brillo
me provoca cataratas.
Tuviste la oportunidad de ver
como engendraba una estación
con árboles alimentados
de luciérnagas,
un paraíso sin noches de sol,
al menos en tu sueño.
Ahora tu cuerpo agrietado puede ser
orinado por los ángeles.
Tu sombra ha dejado sus genitales
para correr heridas de luz
en mi corazón.
Han venido los gatos a cuidarte,
a morder tus mejillas hinchadas,
a no dejar que los gusanos
se coman el invierno
que masturbó  nuestros estómagos
olvidados en un árbol de otoño.
Sí, nuestras vísceras se quedarán
grapadas a un árbol alimentado por luciérnagas.
Lo siento, he cometido el error dejar que esto fuera
un sueño de un adolescente
que aprende a estudiar astrología
en mis heridas hechas
por una cuchilla afeitar oxidada.
Las abejas continúan su infancia
en tu boca ya masturbada por la noche de sol.

3 comentarios:

  1. Potentes imágenes proyectan estos versos...

    ResponderEliminar
  2. "- Tienes a dos de los mejores profesores del país en tu maldito Departamento de Inglés. Manlius. Espósito. Dios mío, ya quisiera yo tenerlos aquí. Por lo menos son poetas.
    - No, no lo son -dijo Franny-. En parte eso es lo espantoso. Quiero decir que no son verdaderos poetas. No son más que personas que escriben poemas que se publican y aparecen en antologías por todas partes, pero no son poetas. (...)
    - No estás "estropeando" nada -dijo en voz baja. Simplemente me interesa averiguar de qué diablos se trata. Quiero decir, ¿hay que ser un maldito bohemio, o estar muerto, por Dios santo, para ser un "verdadero poeta"? ¿Qué es lo que quieres, un idiota de pelo largo? (…)
    - Lo que yo sé es esto, nada más -dijo Franny-. Que si eres poeta, haces algo hermoso. Quiero decir que dejas algo hermoso cuando terminas la página o lo que sea. Esos de los que tú hablas no dejan ni una sola cosa hermosa. Lo único que hacen, tal vez, los que son algo mejores, es meterse en tu cabeza y dejar "algo" allí, pero el que lo hagan, el que sepan "dejar algo" no significa que sea un poema, no ¡por Dios! Puede tratarse simplemente de una especie de excrementos, terriblemente fascinantes y sintácticos, con perdón. Como pasa con Manlius y Espósito y todos esos pobres hombres.
    Lane se tomó tiempo para encender un cigarrillo antes de decir nada.
    - Creí que te caía bien Manlius. De hecho, si no recuerdo mal, hace aproximadamente un mes, dijiste que era "un encanto" y que tú...
    - Y me cae bien. Estoy harta de que la gente me caiga bien solamente. Quisiera conocer alguien que pudiese respetar."

    ResponderEliminar