viernes, 7 de marzo de 2014

Amantes rasurados

Has sido un huérfano del horno,
              te has barnizado de quemaduras
de criaturas de miedo
                             sobre tus piernas 
rasuradas.

El grito de una tarde ardiendo por
la cuchara de metal que abre la boca
de la noche,
dejándola abierta para que entren
                                     juguetes rotos del porno,
jubilados de sus propias cenizas blancas,

jubilados de su enfermedad del diamante.


Has limpiado el microondas

por las manchas de sangre que te hiciste
en la cara,

creyendo la sensación de esa cuchara de metal
ardiente como la tormenta solar
                                       que derritió mi diente

el cual mordió tu lengua fría
y el suelo se quedó cubierto de ojos
                                     con escleróticas rojas.

fuera la última en confundirte un huracán de arena
con un huracán de imaginación sucia,

con tu saliva inundando el techo,
con tu sangre hirviendo contra el silencio
contra el agua y el jabón
                   para rasurarte tu nariz,
                               tu mandíbula, tus piernas y el espejo.

Has olvidado limpiar tus piernas,
                   me dices la excusa de la ceguera,
de haber visto huellas de una tragicomedia, 
de ver manchas parecidas a las cabezas de buitres
                                                                comiendo tu carroña
sobre piedras ardientes.

Me dices haber visto en esas manchas
                                    tu corazón girando en un microondas
y el suelo cubierto de platos blancos.

Me dices que
                          cuando rasuramos al sol 
y nos hicimos heridas frente al espejo

cogiste el alcohol y nos olvidamos 
del movimiento
                de la acción, 
                             del grito
                                     y de la enfermedad de la luz.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada