sábado, 1 de febrero de 2014

Sobras de A Serbian Film

Terror pornográfico
como una máscara de lo podrido.
Metáfora de un Estado sumiso.
La niña no sabía
lo que es el porno, la política
y la economía caníbal.
No sabía si la muerte
 era un incesto a la infancia.

No nacemos siendo niños,
sino luz hacia lo desconocido
pero cuando lo desconocido entra
antes que la luz,
la muerte es finita,
y la hacemos placenta de nuestros miedos.

Sin saber lo que es el equilibrio.
Nos caemos tantas veces
que el equilibrio ya no es un grito a voces.
No es un mero océano rojo
que coge tu mente 
y la estrella contra tus intestinos.

La suciedad es un velo.
Dentro el arte pide auxilio
para tener un propio yo.

La infancia la perdemos
cuando no sabemos quiénes somos,
cuando la muerte nos roba ese yo,
cuando ese yo se transforma en un no-yo.

(No hago spoilers.  Son las sobras de mis reflexiones sobre  la película)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada