lunes, 24 de febrero de 2014

Huracán de amantes

Pon la costilla  hecha de crisálidas de invierno
                       en la pierna.
Pon tu encéfalo
                    en mi vientre.
Sujeta tu coxis.

El huracán llegará con las cenizas
de nuestro huerto plantado de carne.

¿Quién me dijo que el cachorro del dolor
iba a ladrar a las nubes rebanadas
                                          por el ojo del poeta?

Claro, somos 
carniceros en bosques  de aluminio
 plata      o         crepúsculos 
en pleno apareamiento celestial.

Pon el sueño                
                    en tu aurícula derecha.
Pon el tímpano             
                     en la justicia.

La tormenta dejará nuestras vísceras
en el campo arado del olvido,
con las hormigas
               descansando 
                           en sus propias sombras.

Y no nos despertaremos en manicomios
de ovejas que coserán su lana 
                                           a tu piel
sus ojos de leche 
                          a mis dedos de niña.

Estaremos muertos. 
Muertos de salud,
                           de ser amantes
apócrifos creados por esta luna animal que aúlla
por un  costado
                            de la memoria humana.

Muertos            de tierra, 
muertos  del hueso roído por el insomnio
de la puerta que dejaste abierta
                                                a nuestros hijos de viento,
al no-significado. 

1 comentario: