viernes, 13 de diciembre de 2013

Zumo de tomate

Un cuchillo jamonero
en mi pecho.
Me desangro
y el cerdo me habla de intestinos gruesos 
y me los imagino
colgando de las nubes 
de un crepúsculo,
colgando mi cuello.
Y el cerdo me habla de la luna
y me río,
mis dientes caen sobre mi vientre
y no lo entiende.
Me señala las varices de lo que seré:
una radiografía
en la que se ve un fondo de amapolas
bañadas en lejía.
Y me dice que no sé vomitar
que lo que he estado haciendo
ha sido ladrar a mi padre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario