viernes, 1 de noviembre de 2013

Sin cebollas para matarnos.

Hablo de recetas,
de cuchillas de afeitar.

Afrodita habla en pasado
y yo hablo contigo
cuando estás friendo tus calzoncillos,
cuando la luna es pelada como una patata.

Y es que nuestros fantasmas del futuro 
cogidos de la mano
vendrán a meternos
en ollas de acero inoxidable
para que sintamos
gatos en nuestras costillas
mientras los árboles se están calcinando.

Para cuando me corte mal el flequillo
no haga de ti una tragedia
y después coja tus lágrimas
para calentarlas en un microondas.

Mi mandíbula no te sostendrá
porque vendrán las flores a poner raíces
a tus piernas.

Sin recetas,
sin cuchillas de afeitar,
sin cebollas,
me enterraré boca arriba
y  el calor de las piedras morderá mis muslos,
procurando no hablarme en pasado.

1 comentario:

  1. Tus poemas siempre me sorprende.
    Y verte cocinar debe ser una experiencia única, jejejeje...
    Besos.

    ResponderEliminar