lunes, 16 de septiembre de 2013

Invisibilidad

¿Para qué sirven las lágrimas?
Los platos están sucios
y el grifo no suspira.
No me ves
ni yo te llamo.
Será que el tiempo
nos ha comido ambos
antes de vernos cada uno
en distinta ventana.

**

Coges el tubo del gas,
piensas en asfixiarte
en poner los ojos en blanco
y gritar:
¡No estoy preparado
para devorarme en dos!

**

En el cadalso
me puedes pedir perdón,
con las manos sobre tu cuello,
mientras yo me arrodillo
suplicando al cielo
que tu cuerpo sea devorado
por los gusanos,
ya que será el único amor
que tendrás cuando abandones
la tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario